0072

“Hay mujeres capaces de hacer que un día tenga 48 horas”.

MARÍA DE LAS CUEVAS.
Santander.

Eva Fernández Cobo tomó el testigo de la Asociación de Empresarias de Cántabra, AMEC, en enero de 2015 con el propósito de introducir «aires nuevos» a la organización, represen-ando la candidatura ‘de la renovación’. Tras un año al frente, la actual presidenta ha dejado cons-tancia de ello marcándose los objetivos de consenso y trabajo en equipo. Su carta de presentación es el de una asociación de puertas abiertas a todas las mujeres que quieran sumar experiencia en un proyecto común.

– ¿Cuál diría que ha sido la etapa más importante en la asociación?

– Cada etapa ha servido para sumar. Cada época ha mantenido un mismo mensaje de igualdad y de presencia en el tejido profesional de las mujeres. Respeto mucho el trabajo que iniciaron mis antecesoras en el cargo y recuerdo cada día su lucha por conseguir nuestros objetivos porque todas hemos luchado por lo mismo.

– ¿Ha sido un recorrido duro?

– Ha sido un trayecto duro, pero después de la lucha y de nuestra insistencia y perseverancia, por fin, empezamos a recoger los frutos de tantos años. Aún nos queda mu-cho camino por delante, pero el esfuerzo no ha sido en vano. Cada una de nuestras luchas y reivindicaciones por la igualdad profesional han servido para estar donde estamos. Cada vez, más respetadas y valoradas por nuestra sociedad, gracias al trabajo de muchas mujeres que abrieron camino y que no debemos olvidar.

– ¿A las empresarias se les exige el doble que a los empresarios?

– Menos que antes, pero sí. Aún nos encontramos con muchos flecos sueltos que nos lo ponen más difícil. Pero no sólo para abrir un negocio sino para iniciar otras muchas cosas. La sociedad nos sigue exigiendo mucho más a nosotras que a ellos.

– ¿Cuáles son los principales beneficios de estar asociadas?

– La unión siempre hizo la fuerza. Creemos en el apoyo asociativo como presencia social de un colectivo que aún necesita demostrar que somos capaces de aportar mucho a la sociedad. Desde AMEC defendemos el ‘net-working’. Nos apoyamos unas a otras para que nuestras empresarias encuentren el respaldo de otras mujeres que hemos pasado por su misma situación y ayudarnos.

– ¿Cuál es un ejemplo de ‘net-working’ entre las asociadas?

– Un ejemplo es la implantación del programa Asesor@, que consiste en dar asesoramiento a problemáticas tanto laboral y fiscal, como gestión empresarial en general, utilizando el mejor recurso que puede tener la asociación, que son las propias asociadas.

– ¿Es compatible la conciliación laboral con el éxito profesional?

-Me llama la atención por qué nos siguen planteando esta pregunta a nosotras y nunca a los hombres. No he leído nunca una entrevista donde le pregunten a un hombre empresario cómo lleva el tema de la conciliación. Es como si a los hombres el éxito les llegara sólo por ser hombres y a nosotras se nos pusiera un precio para conseguirlo. Pero sí, claro que es posible. Hay muchas mujeres que con la ayuda de sus parejas y familiares son capaces de alcanzar el éxito en todos los aspectos de su vida. Hay mujeres increíbles como también hay hombres fantásticos que son capaces de hacer que un día tenga 48 horas.


«Queremos un pacto social para
la articulación laboral y familiar»


– ¿Dónde pone el foco AMEC en la formación?

– Dentro del Plan de Desarrollo que AMEC lleva a cabo, la formación es uno de sus ejes, favoreciendo así la promoción y el desarrollo de las empresarias y directivas, fortaleciendo y mejorando sus conocimientos para el desempeño de sus cargos. Desde la web de AMEC se ofrece formación online, además, mensualmente organizamos jornadas formativas para todas las asociadas.

– Detrás de una gran empresaria ¿siempre hay un gran hombre?

– Detrás no, mejor al lado, aunque no siempre hay un hombre. Detrás de una empresaria normalmente hay un grupo de personas que le ayudan en su tarea. Los hombres también pueden formar parte de ese equipo de trabajo sin problema, pero nunca detrás, si cabe, a su lado.

– ¿El equipo de trabajo debe respetar la paridad de sexos?

– En AMEC entendemos que no debe haber distinciones de género en lo laboral. Hay mujeres y hombres preparados, válidos, con experiencia, con ganas, independientemente de su género. No tanta paridad por obligación y sí una elección de perfiles profesionales y competentes.


«Queda mucho camino por andar
para reducir la brecha salarial»


– ¿Cuáles son las principales inquietudes de las asociadas en 2016?

– Crecer en asociadas, crecer en presencia pública, apostar por un modelo de asociación unida frente a los retos que nos marquen los tiempos. Las mujeres empresarias debemos estar preparadas para demostrar de lo que somos capaces y no ver a los hombres como adversarios, sino como compañeros y aliados y que ellos tengan esa misma imagen de nosotras.

– ¿Qué le parece que la tasa de emprendimiento femenino global ronde el 11% y en España el 4,5%?

– En España debemos apoyar más la figura del autónomo. Sea hombre o mujer, los autónomos de-ben tener mayor apoyo y facilidad para llevar a cabo una idea de negocio. No pueden tener más problemas que beneficios porque entiendo que muchos tiren la toalla ante la larga lista de condiciones que los organismos demandan a gente a la que se debería facilitar el camino en vez de cerrárselo.

– ¿Cómo se va a solucionar la brecha salarial entre hombres y mujeres?

– Precisamente, el pasado 22 de febrero, con motivo del día por la Igualdad Salarial en España, oíamos que la brecha salarial se sitúa en torno al 24%, es una realidad que debe seguir transformándose y nos queda mucho camino por andar. La igualdad de género no debe ser nunca un proyecto de futuro sino de presente. Creo, verdaderamente, que la solución pasa por cambiar estructuras y mentalidades antiguas, es decir, las bases coyunturales. Para ello se podría empezar cerrando un pacto social entre la administración, los empresarios y los trabajadores para la articulación entre la vida familiar y laboral.

– ¿Sigue vigente la percepción de que ‘jefa es una mujer mandona’?

– Siguen vigentes tantos estereotipos que nos han hecho tanto daño a las mujeres, pero ¡ojo! también los hombres son estereotipados. La imagen preconcebida normalmente suele ser una trampa así que hay que evitar caer en los juicios previos. Los tiempos cambian y la gente evoluciona.

Mer